Practica habitar, la arquitectura como sistema orgánico entre el ser que habita y su hogar

Por Maria Luz Duran, Licenciada en Patrimonio, Turismo y Cultura, Profesora de Yoga. Email: luzduran2002@hotmail.com

“Iluminar para ordenar, ordenar para reconocer, reconocer para accionar y accionar para transformar.”

La integración de los elementos  tierra, aire, fuego y agua, como esenciales a la hora de pensar en decorar, ordenar o construir nuestro hogar.

Este contexto de confinamiento o encierro,  el elemento aire o ventilación en el hogar es el protagonista.

Griselda Ricciardelli, arquitecta y especialista en bioarquitectura, nos cuenta la importancia de prácticas que integran acciones creativas cotidianas, prácticas físico-energéticas y sensoriales que buscan calidad, bienestar  y salud en la vida cotidiana.

Es en otoño cuando la circulación del aire, ventilación y respiración de todo el sistema toma vital importancia para evitar condensación de humedad y patologías respiratorias. En nuestro organismo es el pulmón el encargado de circular el aire, de recibirlo del exterior y mandarlo al mundo interior; es el aire en movimiento y su equilibrio lo que regula el pulmón. La respiración es la herramienta clave para mantener calma mental y ayudar al organismo a la regulación armónica. Todas las disciplinas tienen ejercicios que fortalecen la capacidad respiratoria y elastizan la zona; por ejemplo el yoga, el TaiChí. En el hogar son las ventanas y puertas las encargadas de permitir esa tarea. La arquitectura entendida desde la relación entre organismos vivos que conviven, ser que habita y cuerpo arquitectónico, vinculados ambos por los estados anímicos y su recíproca influencia al habitar, necesita al igual que sus habitantes respirar para estar en armonía.

La ventilación puede ser natural o forzada. Siempre se recomienda la natural, pero donde no se puede lograr, ese flujo se equilibra con tecnología y se tecnifica la ventilación.

La clave en el otoño es ser orgánicos con el día. La primera acción al levantarnos es abrir las cortinas, los postigones, las ventanas y recibir el aire. Lo ideal es abrir y circular el aire cada hora; evitar  que el aire se estanque y aquí cobra vital importancia la ventilación cruzada. En este tipo de ventilación hay que tener en cuenta las corrientes del entorno, las orientaciones en fachadas y las presiones atmosféricas para que se genere dicha circulación. Sí esto no ocurre hay que buscarla abriendo ventanas y puertas con una línea de circulación para que el aire entre y salga haciendo un recorrido. Lo que también hay que tener en cuenta que el aire caliente va a subir y el aire frio baja.

Las plantas también son unas grandes aliadas a la hora de absorber humedad  y regularla para generar ambientes más secos especialmente en estos tiempos donde las mucosas y todo nuestro sistema esta exigido. Tanto las suculentas como las epifitas, entre las que podemos nombrar los cactus, el aloe vera, helechos, musgos y orquídeas son plantas que teniendo en cada ambiente van a ayudar a equilibrar el aire.

Por último quisiera dejarlos con la tarea de revisar que elementos son los más apropiados dentro del hogar para sentirnos a gusto y en armonía con el entorno que habitamos.

Podes ponerte en contacto con Griselda Ricciardelli ,gricciardelli@gmail.com y consultarla. También podes seguirla en espacio Zen en Facebook, https://www.facebook.com/Espacio-zen-152936082057879/

1 Shares:


Suscribirse a nuestro newsletter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Quizás también te guste
Leer más

Aislamiento no es soledad

Por Gabriela Boggiano, Psicoanalista y vecina de Barracas Aislamiento social para luchar contra el virus …  indicación básica…
Leer más

ENCONTRARNOS para ayudar

Por Maria Luz Duran, Licenciada en Turismo Cultural Recibimos en Nuestro Sur Radio la grata visita de “Encontrarnos”,…