La mudanza, la felicidad y Enrique Rojas

Open the door and door handle with a key and a keychain shaped house. Property investment and house mortgage financial real estate concept

Por Sofia Di Mitrio, Corredor Inmobiliario

Enrique Rojas es un médico psiquiatra nacido en Granada, España.

Se ha hecho famoso por sus estudios sobre la felicidad, que volcó a numerosos libros. Entre ellos, “La conquista de la voluntad”, “La fuerza del optimismo” y “El hombre light”.

A través de esas obras brinda un mensaje vinculado con la plenitud de la persona y su responsabilidad para alcanzarla.

¿Cómo se relaciona esto con la decisión de cambiar de vivienda, es decir, con la mudanza?

Te lo vamos a contar aquí.

4 pilares de la felicidad

Rojas remarca que la felicidad no es un estado de quietud, ni pasivo. Por el contrario, implica un trabajo permanente en el desarrollo personal y en el cuidado de la salud mental.

A la vez, destaca que la felicidad no se halla en la gratificación inmediata o en la acumulación compulsiva de bienes. Para el autor, la felicidad se encuentra en la autonomía emocional, el cultivo de las virtudes y el crecimiento individual.

Rojas asegura, a partir de su experiencia con cientos de pacientes, que la felicidad se  da cuando una persona cuenta con estos 4 factores: amor, trabajo, cultura y amigos.

Amor

El amor de pareja, el amor de madre, el amor fraternal o cualquier otro vínculo afectivo es vital para tener un motivo al levantarse cada mañana.

No se trata del amor a los objetos, las redes sociales o las series. En todo caso, eso puede ser una afición.

Yendo ahora a la decisión de cambiar de vivienda, cabe preguntarse: ¿dónde está la casa a la que uno desea mudarse?, ¿tiene lo que la pareja o la familia necesitan  realmente?, ¿se encuentra cerca de los padres o de los hijos?

Reflexionar sobre estas preguntas puede ser de utilidad. Pero hay más preguntas.

Trabajo

El trabajo, entendido como un actividad remunerada o no, es otro pilar para la felicidad según el psiquiatra español.

Puede tratarse de un empleo en una empresa de seguros, por ejemplo. O una actividad por cuenta propia, como la abogacía o la producción de piezas artísticas de cerámica. O puede ser un hobby que mantiene la mente ocupada: aprender el idioma italiano o a tocar el piano, cantar en un coro, usar la bicicleta.

También, un trabajo es colaborar en una organización no gubernamental u ONG. Por caso, una dedicada al cuidado de los perros que fueron abandonados por sus dueños.

Al momento de mudarse, la persona debe preguntarse sobre la nueva vivienda: “¿Está cerca de mi oficina o de mi fábrica, o próxima a una zona arbolada para hacer el deporte que me gusta que es el power walking?”. O también, “¿Tendré que viajar mucho para llegar a mis clases de boxeo recreativo?”.

Cultura

El arte y la cultura en general enriquecen a la persona porque le permite transportarse a otros mundos, a imaginar, a soñar, a crear.

Por ello, los recursos culturales –en su sentido amplio– es bueno tenerlos más o menos a mano.

Con respecto al bien inmueble al que una persona piensa mudarse, caben estas preguntas: ¿se encuentra próximo a cines, teatros, centros culturales, talleres de música?, ¿hay algún museo cercano? Y en lo que hace a las escuelas, institutos terciarios y universidades, ¿hay varios en la zona?

Amistad

El reunirse regularmente con amigos es una fuente de satisfacción. Algo que se ha potenciado luego de la pandemia.

Rojas, en su libro “Amistad” enfatiza el poder sanador de ese vínculo. También menciona lo central que es poder identificar a un amigo de verdad.

Quien planea mudarse precisa pensar de qué modo eso lo ayudará a estar próximo a esos “hermanos de la vida”. O de qué modo su casa podría convertirse en un imán para esas personas.

Cambiar de casa, cambiar de vida

Sin dudas, el hecho de mudarse es una situación que abre un abanico de nuevas oportunidades. Oportunidades vinculadas con robustecer esas áreas que se mencionaron: amor, trabajo, cultura y amistad.

Por lo mismo, a menudo se dice que “cambiar de casa es cambiar de vida” en el sentido de que una nueva casa o departamento permiten pasar por inéditas experiencias positivas.

En Di Mitrio Inmobiliaria, nuestros más de 40 años de experiencia nos demuestran que quien desea mudarse busca algo más que sumar metros cuadrados, reducir gastos o ganar una habitación extra.

La persona y la familia que se encuentran tras una nueva vivienda están buscando –al mismo tiempo– la oportunidad de acercarse a la plenitud en sus distintos planos.

Si vos estás pensando en vender tu casa o tu departamento, o en comprar uno, por favor, consultanos.

Estamos aquí para ayudarte, orientarte, acompañarte. En síntesis: para que logres acercarte a la felicidad.

0 Shares:


Suscribirse a nuestro newsletter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Quizás también te guste
Leer más

El Diógenes Inmobiliario

Por Fernando García Ervitti, Director de Council of Realtors Specialist. Institución de formacion de la estadounidense National Association…